El Cartón Corrugado

El cartón corrugado es una estructura formada por un nervio central de papel ondulado (Papel Onda), reforzado externamente por dos capas de papel (Papeles liners o tapas) pegadas con adhesivo en las crestas de la onda. Es un material liviano, cuya resistencia se basa en el trabajo conjunto y vertical de estas tres láminas de papel. Para obtener su mayor resistencia, la onda del cartón corrugado tiene que trabajar en forma vertical, tal como se muestra en el gráfico a continuación.

El cartón corrugado pierde su resistencia si la onda sufre aplastamientos o quebraduras producidos por fuerzas externas.

En la fabricación de las cajas de cartón se utilizan dos papeles Liner y un papel Onda, los que varían en gramaje, color (blanco o café) y tipo de fibra

Papeles Liner (de 126 a 440 gramos/m2):

Kraft Liner. Es el papel de mayor resistencia mecánica. Está compuesto por un alto porcentaje de fibra virgen y una pequeña proporción de fibra reciclada.

White Top Liner. Posee similares características que el anterior y tiene, además, una capa de celulosa blanqueada.

Test Liner. Posee una resistencia mecánica menor que el Kraft Liner, ya que está constituido por fibra reciclada. Papel de superficie irregular, su uso es ideal cuando no existen mayores requerimientos de impresión; asimismo, y cuando las exigencias de resistencia para una caja no son muy altos, su rendimiento es óptimo. Se trata de un papel más económico en comparación con los papeles Kraft Liner de similar gramaje.

Papeles Onda (de 90 a 195 gramos/m2):

Onda Semiquímica. Es un papel que ha sido sometido a procesos semiquímicos de fabricación, lo que le confiere mejores valores físico-mecánicos.

Onda Corriente. Su proceso de fabricación es en base a papel reciclado cien por ciento.

El cartón corrugado se estructura como un “sandwich” compuesto por un primer papel tapa, un segundo papel onda –parte intermedia del sandwich- y un tercer papel tapa.

El papel onda es adherido a la primera tapa de papel por medio de un pegamento a base de almidón de maíz, el que se coloca sobre las “crestas” de las ondas en forma automática y se adhiere inmediatamente a la primera capa, todo en un proceso rápido y continuo. Este proceso se repite para adherir el papel onda al tercer papel tapa, formándose, así, el sandwich.

Cumplidas las etapas anteriores, el sandwich pasa a secado y al formateo de dimensión de las planchas. Una vez dimensionadas, las planchas transitan al Proceso de Conversión, donde el cartón puede ser transformado en dos tipos de cajas: una es la caja normal, que no requiere de una matriz para ser confeccionada. La otra es la caja die-cutter, confeccionada necesariamente a partir de una matriz. Ambos tipos de cajas pueden ser impresas; la impresión se efectúa a partir de los clisés confeccionados según los requerimientos particulares de cada cliente.